Sociedad comanditaria de promoción inmobiliaria constituida en Alemania cuyo activo está en España

Publicado: 13 mayo, 2019

IP por obligación real. Sociedad comanditaria constituida conforme a la legislación alemana cuyo objeto social es la promoción inmobiliaria en Mallorca. Si realiza inversiones en Alemania no representará más del 50% el activo que tiene en Mallorca por lo que no estará sujeto por obligación real en el Impuesto sobre el Patrimonio

Consulta V0433-19 de 28/02/2019

El consultante, residente fiscal en Alemania es socio comanditario de una entidad alemana que se caracteriza por no tributar como tal por el impuesto de sociedades, sino que sus socios tributan según su respectivo régimen fiscal (régimen de atribución de rentas).

Esta entidad tiene como actividad la promoción inmobiliaria, contando con una sucursal en Mallorca dónde está la única promoción que actualmente posee. El consultante ha autoliquidado el Impuesto sobre el Patrimonio en España por obligación real.

La entidad alemana tiene previsto adquirir un terreno en Alemania para desarrollar una promoción inmobiliaria de forma que más del 50% de su activo estaría constituido por bienes situados fuera de España. El consultante plantea si en este nuevo escenario estaría sujeto al Impuesto sobre el Patrimonio en España por obligación real y en caso afirmativo cómo se valoraría esta inversión.

En el supuesto del escrito de consulta, se trata de una Sociedad comanditaria constituida conforme a la legislación alemana cuyo objeto social es la promoción inmobiliaria. Tal y como señala la consulta de esta Dirección General V1631-14, de 25 de junio, la naturaleza jurídica de una sociedad como la que nos ocupa (KG) es similar a las entidades en régimen de atribución de rentas de la LIRPF.

De acuerdo con la información facilitada en el escrito de consulta, una vez realizada las inversiones inmobiliarias en Alemania, la promoción que la entidad tiene en España a través de la correspondiente sucursal, no representará más del 50 por ciento del valor del activo de la entidad. Por lo tanto, una vez realizada la inversión, el supuesto de hecho no encajaría en la primera de las hipótesis previstas en el apartado reproducido del artículo 21 del Convenio. Consiguientemente, el consultante, socio comanditario de la entidad, no estará sujeto por obligación real en el Impuesto sobre el Patrimonio, prevista en el artículo 5.1.b) de la Ley 19/1991, de 6 de junio, que regula dicho impuesto.

 

Si te ha interesado ... compártelo !