Deducción por reinversión en la transmisión de una finca con contrato de arrendamiento de cosa futura

Publicado: 11 diciembre, 2018

La afectación de la reinversión debe ser actual y no futura

Sentencia de la AN de 19/07/2018

El sujeto pasivo presentó declaración liquidación IS 2006, declarando una base imponible de 2.238.470,26€, resultado de realizar un ajuste extracontable negativo al resultado contable del ejercicio por importe de 10.861.991,31€, en concepto de reinversión de beneficios extraordinarios.

Para llegar a este ajuste extracontable negativo el obligado tributario consideró que le resultaba de aplicación la deducción por reinversión de beneficios extraordinarios regulada en el artículo 42 del TRLIS si bien, erróneamente, realizó un ajuste extracontable negativo en su Base Imponible por importe de 10.861.991,31 €, en lugar de aplicar una deducción en cuota.

El beneficio por el que el obligado tributario pretendía aplicarse el incentivo fiscal de la deducción deriva de los siguientes dos hechos con relevancia económica:

Primero.- Indemnización por incendio de nave:

El obligado tributario percibió en 2006 una indemnización por el incendio que se produjo en una nave de su propiedad. El importe percibido fue 3.069.414,21 €.

Segundo.- Transmisión de una finca de su propiedad

La liquidación ciertamente reconoce estos dos conceptos, pero finalmente sólo se pronuncia, para implícitamente negarla, sobre la deducción por la reinversión del beneficio derivado de la venta del inmueble; se pronuncia, si, sobre ambos conceptos para resaltar la mala ubicación de la deducción operada, en este caso tanto para la indemnización del incendio, como para el beneficio de la venta del inmueble, toda vez que la entidad recurrente dedujo tales sumas de la base imponible, en lugar de aplicar, en su caso, una deducción en la cuota, pero esto es irrelevante para los fines que nos ocupan, porque si se desestima el recurso será porque se considere que no se dan las condiciones legales para llevar a cabo la deducción y, sensu contrario, si se estimara, la deducción deberá realizarse donde corresponda.

La AN:

De estos pronunciamientos se desprende, que no es la intención de la entidad de afectar el bien a su actividad económica, sino la real afectación, lo que ha de considerarse para realizar la calificación del inmueble. No otra cosa puede entenderse de la afirmación contenida en esta última sentencia, al señalar que esa afectación tiene que ser actual, y no futura.

La afectación se determina por criterios objetivos, el bien ha de servir de modo duradero y con vocación de permanencia, a la actividad económica desarrollada por la actora; no se trata de que la recurrente tenga la voluntad de atribuirle tal destino, pues este es un elemento del futuro, de una afectación futura, que el Tribunal Supremo no admite para calificar el bien de inmovilizado material.

Pues bien, los datos fácticos reseñados, no combatidos por la recurrente con eficacia, ponen de relieve que la vocación de la compra del inmueble en cuestión no fue para afectarlo permanentemente a la explotación de su actividad, mediante el arrendamiento, sino a su transmisión mediante venta, lo que llevó a cabo en un plazo muy breve desde su adquisición.

 

Si te ha interesado ... compártelo !