La residencia fiscal de un contribuyente es una cuestión de hecho y no una opción

Publicado: 5 febrero, 2019

Residencia habitual. Residencia fiscal en Tailandia aunque estuvo en España más de 183 días y sólo en Tailandia 144 días. Poseer inmuebles en España, cotizar al RETA, pago de sanitas, adquisición de un vehículo y ser titular de cuentas bancarias en España no justifica que España sea su “centro de interés vital” ya que vino a España en 2010 para atender la testamentaria de su madre y el proceso judicial de incapacidad de su padre.

Sentencia del TSJ de Murcia de 24/09/2018

El Sr. Constantino era reside en Tailandia desde que contrajo matrimonio en dicho país, el día 02- 07-2007, y así quedó acreditado ante la oficina de Gestión Tributaria por el certificado emitido por la Embajada de España en Tailandia y el Libro de Familia, acompañados al expediente en su tramitación.

Como consecuencia del fallecimiento de su madre, sucedido el 20 de marzo de 2010 y el procedimiento judicial de incapacitación de su padre, el contribuyente se vio obligado a ausentarse esporádicamente de Tailandia durante parte del año 2010, desplazándose a España durante el tiempo necesario para realizar los actos y gestiones inherentes a aquellas circunstancias. Tales ausencias del país de residencia fiscal del Sr. Constantino, Tailandia, esporádicas y justificadas por las mencionadas circunstancias determinadas y puntuales, no hicieron variar la residencia habitual del contribuyente, ni su residencia fiscal, tal y como se acredita con el Certificado de Residencia Fiscal expedido por el Gobierno del Reino de Tailandia

Por su parte, los motivos alegados por la Oficina gestora para establecer la residencia del sujeto pasivo en España, no acreditan que el “centro de “intereses vitales” de Constantino, a que se refiere el Convenio suscrito entre ambos países, radique en España, por las siguientes razones:

  1. Porque el hecho de poseer inmuebles en España, se debe principal y primordialmente que este ha sido su país de residencia hasta el ejercicio 2008, y en él ha realizado sus inversiones y en donde tenía establecida su residencia habitual. La especial naturaleza de los bienes inmuebles hace imposible su traslado a otro país, lo que unido a la inexistente liquidez del mercado español haya hecho imposible su desinversión. Pero en ningún éstos son “su centro de interés vital”
  2. La cotización al régimen de autónomos de la seguridad social al igual que los pagos de sanitas, tampoco justifican que España sea “su centro de interés vital”, ya que son pagos residuales sin el ejercicio de actividad económica alguna que los justifique y con una finalidad exclusivamente sanitaria.
  3. La adquisición de vehículos, en concreto, una motocicleta de segunda mano, tampoco justifica que España sea “su centro de interés vital”, ya que ésta estuvo causada por la necesidad de tener un medio de transporte ágil y económico durante el periodo de tiempo que estuvo en España con ocasión de fallecimiento e incapacidad de sus respectivos progenitores.
  4. En cuanto a la titularidad de cuentas bancarias, fondos de inversión, percepción de dividendos y venta de acciones, es de poner de manifiesto la titularidad de una cuenta bancaria de títulos extranjeros en custodia en un 98%, por si misma no determina que “su centro de interés vital” esté en España, siendo de poner de manifiesto que todos los fondos de inversión, acciones y dividendos percibidos, salvo Abengoa, poseídos por el sujeto pasivo son extranjeros, es decir, a excepción de Abengoa por importe de 50.000€, no se existen ninguna otra cantidad invertida en empresa, ni fondo de inversión español. A tal efecto se acompaña como Documento n° 39, Información fiscal emitida por Credit Suisse del ejercicio 2010, donde consta el detalle de los fondos de inversión poseídos, los dividendos percibidos y las transmisiones realizadas.
  5. Porque el consumo eléctrico de la que fue su vivienda habitual viene justificado precisamente por el tiempo en el que el sujeto pasivo estuvo en España con ocasión del fallecimiento de su madre, de la impugnación de su testamento y el procedimiento de incapacitación de su padre.

Y a mayor abundamiento, debe puntualizarse que, frente a lo afirmado por la AEAT, el pasaporte de Constantino no acredita que permaneciera en España más de 183 días durante el año 2010, sino que estuvo en Tailandia 114 días, no pudiendo presumirse que todo el tiempo que estuvo en la Unión Europea fuera en España, siendo que el sujeto pasivo es titular de una vivienda en Suecia, conocida por esa Administración al constar en las declaraciones del Impuesto sobre el Patrimonio que presentó ante esa Administración cuando era residente fiscal en España, y siendo en ese país donde reside su hija Estibaliz .

En consecuencia, podemos concluir que en atención a lo dispuesto en el art. 4 del Convenio para evitar la doble imposición suscrito entre el Reino de España y el reino de Tailandia, Constantino debe ser considerado residente fiscal en Tailandia, sin que dicha condición sea disponible ni por él, en las autoliquidaciones ni escritos presentados, ni tampoco por la Administración.

De lo expuesto se colige, que el Sr. Constantino en el ejercicio 2010, era residente fiscal en Tailandia, país con el que existe CDI, y ello con independencia de que es dicho ejercicio fiscal presentara declaración por el IRPF, y ello porque la residencia fiscal es una cuestión de hecho, no de opción, sin que ni el contribuyente ni tampoco la Administración, puedan a su libre albedrío variar ésta en razón a sus puntuales intereses, en cada ejercicio fiscal.

 

Si te ha interesado ... compártelo !